Preguntas y Respuestas frente al A(H1N1)

Fecha de publicación: 10-ago-2010 21:32:52

Información tomada de la publicación médica latinoamericana sobre vacunación InfoVAC Sanofi Pasteur.

¿Pueden compararse el número de muertes por la influenza pandémica A (H1N1) 2009 y la influenza estacional?

Las comparaciones entre las muertes por la influenza pandémica y la influenza estacional pueden llevar a confusiones. El número de muertes por influenza estacional es una estimación que se utiliza en modelos matemáticos con el fin de calcular la llamada mortalidad excedente que se produce durante el periodo de mayor circulación de los virus de influenza. Por el contrario, el número de muertes por influenza pandémica A (H1N1) 2009 representa los casos confirmados fehacientemente mediante pruebas de laboratorio. Este número que indudablemente es más elevado que lo que indican los casos confirmados por laboratorio.

¿La incorporación de la cepa del virus de influenza A (H1N1) 2009 a la vacuna estacional contra la influenza significa que la pandemia 2009 ha finalizado?

La pandemia no ha terminado. Si bien la mayoría de los países han superado el pico máximo de transmisión, países del norte de África, este y sur de Europa y sureste de Asia aun tienen altos niveles de transmisión. De todos modos se considera que los niveles de transmisión global están disminuyendo.

De las experiencias pasadas sabemos que las pandemias de influenza pueden tener más de una ola. Por esta razón, la OMS monitorea la continua evolución de la pandemia actual para evaluar el momento en el cual el mundo entrara en el periodo posterior al pico. La OMS afirmo que la vacuna contra el virus de la influenza pandémico A (H1N1) 2009 es una excelente herramienta para proteger a las personas contra la enfermedad y sus complicaciones.

¿Son seguras las vacunas contra la influenza pandémica A (H1N1) 2009?

Las vacunas contra la influenza A (H1N1) 2009 muestran perfiles de seguridad similares a las vacunas contra la influenza estacional, cuyo perfil de seguridad ha sido ampliamente estudiado. Millones de personas también han recibido de forma segura la vacuna contra la influenza A (H1N1) 2009. Las reacciones adversas más frecuentes después de la vacunación fueron leves, como dolor, enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en el sitio de la inyección.

¿Espera la OMS que los actuales virus de influenza estacional desaparezcan?

Los datos disponibles muestran que los virus estacionales tipo A (H1N1) 2009 han circulado en niveles bajos desde el comienzo de la pandemia 2009 y, que el virus de la influenza pandémica A (H1N1) 2009 en actual circulación, es el virus predominante en la mayoría de los países. Los virus de influenza tipo A (H3N2) continuaron circulando en niveles ligeramente superiores que los virus de influenza estacionales tipo A (H1N1) en muchas partes del mundo y en el año 2009, emergió un nuevo grupo de virus tipo A (H3N2) (cepas análogas al virus de influenza A/Perth/16/2009). En las pandemias del pasado, los virus pandémicos de influenza tipo A no desplazaron a los virus de influenza estacionales tipo B. los expertos consideraron que los virus de influenza estacionales tipo A (H3N2) y tipo B continuaran circulando durante la temporada de influenza 2010-2011 y pueden representar un riesgo para la salud pública.

¿Tienen las mujeres embarazadas riesgo incrementado de padecer influenza y sus complicaciones?

Las mujeres embarazadas tienen un riesgo incrementado de padecer la enfermedad de influenza en su forma grave, y las complicaciones tanto por las infecciones por los virus de influenza estacionales como por el virus influenza pandémica A (H1N1) 2009. El Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad Nueva York condujo una vigilancia activa y pasiva para los casos de infección con el virus pandémico A(H1N1) 2009 en mujeres embarazadas que requirieron cuidados intensivos para caracterizar la gravedad de la infección con el virus de influenza pandémico A(H1N1) 2009 en mujeres embarazadas. Durante el año 2009, 16 mujeres embarazadas y 1 puérpera fueron admitidas en unidades de cuidados intensivos y 2 mujeres fallecieron. De las 17 mujeres, 12 presentaban embarazo como única condición de riesgo. En consecuencia, los departamentos de salud y los profesionales de la salud deberían informar a las mujeres embarazadas y puérperas sobre los peligros de la enfermedad y seguridad de las vacunas antigripales. Los obstetras deberían ofrecer la vacuna a sus pacientes.